Las fronteras siguen supurando

Ninguna persona es ilegal